NEWS
05/10/2021

Compromiso de SIPA y ZIHET con la sostenibilidad

La empresa matriz de SIPA Zoppas Industries Group, acaba de publicar su último Informe sobre la Sostenibilidad, que abarca 2020. Zoppas no es una compañía que cotiza en bolsa, pero aun así quiere que todas sus partes interesadas sean conscientes de su compromiso con la sostenibilidad en todas sus formas. El informe incluye las actividades de SIPA y de ZIHET, otra empresa del grupo, líder en tecnologías de fabricación de resistencias eléctricas.

 

El informe analiza la seriedad con la que Zoppas Industries Group está trabajando en el tema de la sostenibilidad, lo que representa un valor común para ambas divisiones. Las dos empresas también apuntan a un cambio de mentalidad, lo que conduce a una economía circular y un mejor servicio. Ambas están implementando una producción sostenible y realizando una dirección responsable, hecho que los clientes también pueden verlo reflejado en los productos.

 

Los especialistas de SIPA son expertos en sostenibilidad y diseñan con el objetivo de reducir el consumo de resina, el uso de energía y las emisiones de CO2. Además, en su sector se encuentran entre los pioneros del enfoque “circular”, con muchos desarrollos orientados a mejorar la eficiencia de las máquinas que fabrican, en términos de energía, consumo de agua y aire, disminuyendo el peso de los envases de PET, así como en el reciclaje del material posconsumo.

 

Un paso importante fue la introducción de XTREME Renew, el primer sistema del mundo para producir preformas y botellas para uso alimentario, fabricadas con PET 100% reciclado a partir de escamas de botellas lavadas en una sola instalación. Utiliza casi un 30% menos de energía, lo que conlleva a una reducción de las emisiones de CO2 cercana al 80%, comparada con la producción de envases donde se utiliza material virgen (un 18% menos que el sistema tradicional de producción de envases de PET reciclado utilizando gránulos).

 

Dentro de sus propias operaciones de fabricación, SIPA ha estado vigilando igualmente de cerca la sostenibilidad, incluso durante los tiempos difíciles del COVID-19. De hecho, el periodo de cierre por confinamiento fue utilizado por SIPA como una oportunidad para verificar más en detalle los desperdicios ocultos y pensar en posibles cambios y/o nuevos procedimientos en sus dos plantas principales. 

 

Tanto el consumo de electricidad como el de gas en SIPA cayeron ligeramente en 2020, al igual que las emisiones de CO2. Sin embargo, hubo un aumento en el uso de agua debido a que se fabricaron y probaron un mayor número de máquinas de inyección y máquinas de una etapa, requiriendo un mayor consumo de agua en los circuitos de enfriamiento. 

 

Para el período 2020-2024, SIPA se ha fijado el objetivo de reducir las emisiones de CO2 a la atmósfera en un 5% para cada planta, implementando mejoras en la eficiencia de sus sistemas; una reducción adicional del 30% debería provenir de la compra de energía verde certificada. También se incrementarán los controles sobre el sistema de distribución de aire comprimido, en un esfuerzo por optimizar las fugas a lo largo de la cadena de distribución (iniciativa que comenzó el año pasado), así como la aplicación de controles específicos sobre la eficiencia de los hornos. El año pasado, SIPA creó el nuevo rol de Energy Manager, aunque esto no es requerido por ley para una empresa con las características de SIPA.

.