SIPA EN EL MUNDO
01/2015

Una botella para todas las estaciones para NONGFU SPRING

Una de las mayores compañías Chinas del sector de las bebidas, Nongfu Spring, está generándose una reputación con sus botellas de PET, gracias a sus exquisitos diseños. En una edición anterior de SIPA MAGAZINE, comentamos cómo SIPA ayudó a la compañía a desarrollar botellas con forma de batidor, para el envasado de una nueva gama de tés. Hoy en día, estamos hablando de botellas de agua mineral pequeñas, pero perfectamente formadas.

Lo que hace que estas botellas realmente se destaquen son las hermosísimas etiquetas. Hay cuatro diferentes, cada una representando una estación del año. Sin embargo, para maximizar el impacto de las etiquetas, que son nada menos que obras de arte en miniatura, Nongfu Spring quería plasmarlas en el lienzo más puro, o mejor dicho, en una botella de PET cristalina/transparente de estructura más simple y delicada.
SIPA aceptó el reto aportando desarrollo de preforma y moldes de inyección. El departamento de matricería en SIPA Machinery Hangzhou, está perfectamente equipado para trabajos de este tipo, contando con una amplia capacidad en la construcción y reacondicionamiento de moldes.

Nongfu está produciendo las botellas en tres tamaños diferentes: 330, 535 y 680 ml. SIPA ha desarrollado y entregado juegos para recambio de preformas para las botellas más pequeñas y más grandes (que pesan respectivamente 22 y 34 g), y una parte fría completa para la botella de tamaño medio, todo dentro de un plazo de entrega muy corto. En los tres casos, SIPA también ha fabricado el final de brazo (EOAT) y un Airpik para adaptarse al sistema automático del robot.
"Los diseños de las botellas tenían que ser muy "limpios", sin nervaduras ni paneles, y sólo podrían lograrse mediante el uso de una tecnología especial en el diseño de los moldes de preforma", dice Guillermo Pasquali, Gerente General de SIPA China. "También necesitábamos trabajar duro para crear un molde que permitiera la producción de preformas y, obviamente botellas, con mayor transparencia. ¡Y por supuesto, todo tenía que ser entregado ayer! ¡Creo que los resultados finales demuestran ampliamente que superamos con gran éxito el objetivo!

Debido a que no hay nervaduras ni paneles sobre el cuerpo de la botella, el espesor medio de la pared tiene que ser mayor que el de las botellas normales del mercado, dice Pasquali. "De lo contrario, la resistencia al vacío sería insuficiente, y como resultado tendría una corta vida útil en la estantería.”
"Esto implica todo un desafío en términos de enfriamiento de los moldes de preforma, porque es mucho más difícil enfriar una preforma gruesa, teniendo aun un tiempo total de ciclo normal."
SIPA cumplió con este particular desafío mediante la creación de canales de enfriamiento, con una superficie de refrigeración mucho más grande de lo normal. El tiempo de vida útil de los componentes sigue siendo garantizado, a pesar de que con los canales más amplios hay menos acero en el molde, lo que afecta a la resistencia estructural.
Nongfu está muy contenta con sus nuevas botellas. De hecho, adjudicó un premio a SIPA de "contribución especial" por su trabajo en el proyecto.