Diseño de preformas

Diseño de preformas

SIPA ha entrado en el sector de las máquinas para la producción de envases de PET en 1986 con sistemas de 1-etapa (de la resina al envase terminado). Por lo tanto, puede presumir de contar con una experiencia de 30 años en el diseño e ingeniería de preformas y botellas: una experiencia única al servicio de nuestros clientes, bajo un mismo techo.
La preforma contiene en su interior la calidad del envase final, y es por lo tanto un aspecto esencial cada vez que se tome en consideración la optimización de un envase, la reducción de su peso, nuevas roscas, un aumento de la productividad y del tiempo de ciclo, una ampliación de la ventana de proceso, facilidad de llenado y nuevos rendimientos.
Los parámetros más importantes en el diseño de una preforma para lograr las especificaciones de un envase con el menor peso posible, el tiempo de ciclo más rápido, la ventana de proceso más amplia y facilidad de llenado, son:

  • Espesor de las paredes
  • Diseño y espesor del fondo
  • Longitud total
  • Forma general de la preforma (ej. recta, campana, conicidad inversa)
  • Tipo y diámetro de la rosca
  • Espesor de la rosca/cuello
  • Diámetro debajo del anillo de soporte/espesor/perfil área transición
  • Altura rosca + altura entre el anillo de soporte y el precinto
  • Peso total
  • Inyectabilidad
  • Relación largo y espesor de pared (L/t)
  • Soplabilidad (relación de estiramiento)
  • Relación de estiramiento axial
  • Relación de estiramiento radial
  • Relación de estiramiento total

SIPA ha desarrollado numerosas innovaciones al diseño de la preforma:

SIPA aplica a sus preformas/botellas los cuellos más utilizados; además, es capaz de desarrollar nuevos cuellos (diseños de rosca y/o disminución de peso) gracias a la certificación de organismos externos o a la colaboración con los fabricantes de tapas.
Algunos ejemplos de innovación en el diseño de los cuellos livianos desarrollados por nosotros son el HotLight28, una rosca PCO 28mm liviana para botella llenada en caliente que pesa solo 3,8 gramos (con un ahorro de peso del 40% con respecto a la versión estándar), el SUPER, una rosca para agua sin gas o gasificada que pesa 1,9 gramos y una versión muy liviana de la rosca de 55mm para botellones de dispenser que permite una reducción del 25% comparada con las soluciones estándares.

El estudio de nuevas soluciones en la preforma está siempre vigente, no solo en su perfil sino también en su fondo (el gate es una parte intercambiable, sin tener que reconstruir toda la cavidad). Además, conjuntamente con el diseño de socios externos como Cappello design y Smart base (que permiten una reducción de peso de 0,1-0,4g), Sipa puede proponer soluciones completamente estudiadas internamente, como el fondo a ojiva o con doble curvatura.

Hemos podido revolucionar el diseño de la preforma alcanzando espesores muy delgados, especialmente debajo del anillo de soporte y en el fondo para reducir peso donde no se necesita, gracias a dos tecnologías patentadas.
XMOULD. La producción de preformas en moldes de inyección con tecnología XMOULD permite reducir la fricción entre el PET fundido y la superficie de moldeo en los moldes de inyección, consintiendo así la producción de preformas de paredes muy delgadas y una relación longitud/espesor de hasta 50. Además de la reducción de los espesores, esta solución también permite tiempos de ciclo más rápidos, gracias a la facilidad que tiene el PET para fluir en las superficies del molde (cavidades y macho).
XTREME. La nueva tecnología de producción de preformas con proceso de inyección-compresión, permite un diseño de la preforma todavía más revolucionario y desvinculado de los límites impuestos por la tecnología de inyección.

Para los envases técnicos y especializados, como por ejemplo envases ovales u asimétricos, grandes formatos apilables, para llenado en caliente, el desarrollo del envase va de la mano con el desarrollo y la creación del diseño de la preforma: espesor preforma, peso, perfil, distribución del material optimizada, son importantes para soplar una botella que tenga un alto rendimiento final. Por otro lado, la preforma no solo debe ser inyectable y soplable, sino también manipulable en todas las máquinas: tamaños adecuados al molde de inyección en la máquina de inyección específica, dimensiones/diámetros adecuados para el transporte y manipulación en las máquinas de soplado en el interior de la cavidad del molde. La relación entre las dimensiones de la preforma y la botella final son de fundamental importancia para entender si una preforma se puede adaptar a un envase, si va bien, o si es óptima (estirado radial, es decir, de diámetro, y estirado axial, es decir, en la longitud/altura, van a bi-orientar el PET con el fin de crear una distribución óptima del material).



Descubre las otras secciones de desarrollo de los envases